Rompiendo el círculo de mis patrones

Nombré a cada uno de mis patrones de comportamiento para reconocerlos, definirlos, aceptarlos, hablarles y decirles hasta nunca. Simplemente ya no los necesito.

Las acciones que tendencialmente realizamos bajo diversos estímulos se conocen como patrones de comportamiento, son muy útiles para nuestro desarrollo como personas (por ejemplo ser disciplinados, precavidos, perseverantes en periodos en los que se busca alcanzar una meta en específico) pero existen algunos que pueden convertirse en acciones auto destructivas.

Estos son los mios, me han acompañado por años en el sube y baja de mis emociones, me hacían estar distraída de todo aquello que me genera temor o estrés y no ver lo sencilla que puede ser la vida cuando entiendes que mereces libertad.

  1. La saboteadora: llega justo cuando estoy alcanzando la plenitud para sabotear el proceso. Es como si no quisiera que fuera feliz. Le teme al cambio y al crecimiento.
  2. Dulcinea: es ansiosa y le encanta atrancarse con dulce y salado, dulce y salado.
  3.  La pesimista: esta en el fondo, lo toco y ahí se quiere quedar, para ella ya no hay esperanzas. Su sentimiento favorito es la tristeza. Frase favorita ¿Por qué a mi?
  4.  La víctima: triste y arrepentida, se castiga en su propio remordimiento. Se siente la pobrecita que tiene problemas (todos tenemos problemas que se manifiestan de diferentes formas, en mi caso con la comida pero en otros puede ser el alcohol, las drogas, la soledad, el pánico, depresión…etc).
  5. Auto destructiva: es la mujer detox. El exceso de ejercicio y una dieta estricta es su fuerte. Hay que limpiar, limpiar todo por dentro.
  6.  Todo o nada.
  7. La ansiosa: vive esperando el cheat meal de los fines de semana, que si no se hacen conscientemente pueden terminar en un atracón y en el patrón número 1… 2…3…

Hoy los reconozco y los miro de frente sin miedo, obviamente viven todavía en mi y cuando se manifiestan, sí que se sienten. Pero cuando los veo venir, tomo acción y rompo el círculo.

Conocer nuestros patrones y sobre todo esos que nos hacen más débiles, paradójicamente y por fortuna nos hacen ser seres humanos más fuertes y valientes. Cambiarlos puede ser un gran reto pues habitan en nosotros desde que somos niños, pero no hay nada imposible cuando deseas con el corazón y aprendes a manejar tu mente.

 

Anuncios
Categorías: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s