Valdrá la pena

Valdrá la pena, porque he decidido creer que así será.

Desde mi adolescencia he vivido momentos difíciles que siempre me han impulsado a más, afortunadamente he hecho de las crisis motores para alcanzar mi sueños. Sin embargo, cada obstáculo y reto extra se han llevado algo de mí. Siento que mi luz hoy esta en lo más mínimo y que para brillar necesita nuevos estímulos, y no me refiero a otro reto, me refiero tal vez a una nueva forma de ver la vida. Hoy deseo cambiar de perspectiva y me prometo seguir conquistando montañas sin perder mi esencia o sacrificar mi ser.

Porque eso es lo que comúnmente pasa, “haré esto por un momento, dejaré aquello o cambiaré lo siguiente, porque al final habrá valido la pena”. Y se convierte en una muletilla que tiende a acompañarnos en todo. Hoy entiendo que no debe suceder de esta forma.

Yo he dejado de escuchar, de sentir mi entorno, de compartir y hablar con los que amo, he dejado de socializar con el mundo, de leer, de moverme y de darme cuenta que respiro. Por llegar a la cima he descuidado lo más importante, el presente. Y, aunque practique yoga, ejercite mi cuerpo, trate de dar lo mejor de mí, la sensación de querer llegar me esta dejando vacía.

Si valdrá la pena, deseo que sea desde el camino y no al final del proceso. Porque sé que puedo conseguir todo lo que me proponga no importa cuan grande sea, me lo he demostrado una y otra vez, pero no estoy dispuesta a renunciar a los cosas pequeñas, esta vez no renunciaré nada.

Para quien me lee, todo esto aplica a proyectos profesionales, formativos, viajes, dietas, realizaciones, transformaciones y hábitos para los cuales es inevitable la sensación de tener que dejar de hacer una cosa por conseguir otra mejor. Obvio, es lo que se debe hacer, pero lamentablemente tendemos a dejarnos llevar por los resultados y terminamos por exagerar con las inhibiciones.

Hoy siento que cumplí lo que me propuse hace años, sin embargo debo confesar que me siento como un cajón vacío. Sí, llegué y… ¿Ahora qué?

Tengo un nuevo reto: cultivar mi ser. Llenarlo de todo lo útil y beneficioso para mi tranquilidad. Disfrutar lo logrado y poco a poco organizar mi interior, hoy tengo tanto espacio.

Finalmente, seguiré creando porque ese es el ciclo de la vida. No valdrá la pena, porque veré las cosas en un modo distinto, pena entonces sería crecimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s